Paraguay de oportunidades | TELEDIEZ

DE TENER UN CASINO A VENDER COMIDA EN LA CALLE   Paraguay de oportunidades   La inquietud y angustia que sintieron el matrimonio de venezolanos de Angelo Di Marcantonio y Sheila Kopp los puso al límite y huyeron hace dos años a ...

paraguay, de, oportunidades

Paraguay de oportunidades

Publicado por: Rodrigo
09/05/2020 08:22 AM
Angelo y Sheila cuando empezaron vendiendo comida en la calle. Un tiempo después pudieron prosperar.
Angelo y Sheila cuando empezaron vendiendo comida en la calle. Un tiempo después pudieron prosperar.

DE TENER UN CASINO A VENDER COMIDA EN LA CALLE

 

Paraguay de oportunidades

 

La inquietud y angustia que sintieron el matrimonio de venezolanos de Angelo Di Marcantonio y Sheila Kopp los puso al límite y huyeron hace dos años a Paraguay. Corrieron del hambre y la desesperación que ocasionaba la necesidad, donde ya no era posible conseguir comida aunque se tuviera el dinero, porque simplemente no había dónde comprarla.

 

Aquí sobrevivieron gracias a almas caritativas que les tendieron una mano, y comenzaron un puestito en la calle, específicamente sobre La Victoria frente al club 3 de Noviembre del barrio San Pablo, primero vendiendo cachapa, luego arepas y ahora otras comidas típicas paraguayas.

 

Sheila fue la primera en llegar, quien consiguió el dinero cuando un hombre con enfermedad terminal, paraguayo, paciente de su hermana médica, le dijo que sentía en su corazón entregarle un ahorro que tenía y le envió el dinero. “Ese monto era exactamente el pasaje para mi venida”, dos meses después llegó su esposo. En Venezuela tenían una casa de apuestas. Antes de la crisis disfrutaban de un buen vivir hasta que el gobierno sufrió la hecatombe económica, crónica de una muerte anunciada.

 

La principal causa haber huido de Venezuela fue la inseguridad, la escases de alimentos y de medicinas, pone estas tres dificultades como motivos principales, expresando que la crisis es real, “a veces los medios se quedan cortos con la información” relata Angelo. La angustia era diaria, con la incertidumbre de que no saber que llevar a la casa para alimentar a su familia, pasó penurias y vio como sus compatriotas buscaban comida en la basura, “lo que toca el gobierno va en ruina” dijo frustrado.

 

Al morir Chávez en marzo del 2013, él estaba incrédulo de que haya muerto, fue hasta Caracas a ver el cuerpo de ex presidente, corroboró si había muerto, ya que decían los mitos urbanos que era un muñeco el que estaba en el ataúd.

 

Un sinfín de anécdotas tiene Angelo de la solidaridad de nuestros compatriotas. “Un día estaba en el puesto y pasa un señor que desconozco, me dice ‘Venezuela, esto te lo manda Dios’ y me da 100.000 guaraníes. Luego regresaron y nos han mandado ropa, zapatos”. Cuenta que se siente muy a gusto en Paraguay, aunque no hay un solo día en el que no piense en sus familiares.


Meses después por fin el sacrificio dan sus frutos, y ahora sí se permiten creer que era cierto lo que la gente les decía: lo superarían y todo eventualmente iba a estar mejor.


Además del próspero crecimiento del negocio (pese a la pandemia) pasó de ser un puestito callejero a convertirse en un salón que alquilaron con el fruto del trabajo.
En Paraguay encontraron una tierra fértil y gente amiga, miran atrás y no se arrepienten de haber emprendido la aventura que al principio les dio tanto temor.


Claro, siempre está latente el sueño de volver al lugar que los vio nacer pero dicen que no lo harán mientras haya tiranía en Venezuela. Cuentan que elevan una oración cada día para que, como dice Sheila: “Dios mire a Venezuela y no la abandone”.

Imágenes de la noticia

Tags:

Compartir

Noticias relacionadas

Comentarios